Nanas peruanas: a prueba de balas

Aumentan sus horas de trabajo

Aumentan sus horas de trabajo para enviar más dinero a sus familias.

Las nanas peruanas tomaron la iniciativa. Preocupadas por sus familias, tras la caída de la bolsa, trabajan horas extra y ahorran más de la mitad de  su sueldo para enviar a sus casas. Temen que sus padres pierdan el trabajo y que sus hijos no puedan seguir estudiando.

Por Florencia Blume, Magdalena Estay y Rosario Ruiz.


Cinthia León Morales,  peruana residente en Chile, gana doscientos mil pesos mensuales, pero sólo se queda con cincuenta mil. Su familia vive en una casa de adobe ubicada en la cima  de un cerro a las afueras de Lima, pero ella vive en una casa con piscina, cancha de fútbol y TV cable en Santiago.  A pesar que su meta es ahorrar para instalar una panadería, gasta más de la mitad de su sueldo.

Aunque sus padres cuentan con un trabajo que les permite cubrir la mayoría de los gastos, tiene que ayudarlos económicamente. A pesar de que vino a Chile por sólo un par de años,  ahora piensa  quedarse para siempre. Le gusta estar sin sus padres, es independiente y disfruta costear sola sus gastos, pero piensa en traer a toda su familia a vivir con ella. No puede estar más de seis meses lejos de Perú, pero ya no quiere volver más. ¿La razón? La caída de la bolsa de Lima.

Como Cinthia, existen cerca de 50 mil nanas peruanas  en Chile preocupadas por el futuro de sus parientes en Perú, tras la caída de la bolsa. La mayoría de ellas  viene del norte de Perú.  Específicamente de Trujillo, Chimbote y del distrito de Comas. Llegaron a Chile con la misión de ahorrar lo que más pudieran para luego volver a Perú. De esta manera, sus hijos,  que en la mayoría de los casos quedan a cargo de sus abuelos, podrían  acceder a la educación y a un plan de salud. Tenían en mente diferentes proyectos. No pensaban  trabajar toda su vida  como  empleadas domésticas. No les gustaba imaginarse en diez años más sirviendo mesas, cuidando  niños que no son de ellas y barriendo la basura que dejaban sus patrones.

Pensaban en grande.

Ahorraban  100 mil pesos, promedio, de los doscientos que recibían. Noventa mil  eran enviados mensualmente a Perú y los diez restantes los ahorraban para diferentes proyectos. Se imaginaban con sus propias panaderías y puestos de comida. Soñaban con  ser ellas las patronas  y dar órdenes, disponer las comidas y decorar la casa como quisieran.

Pero en este minuto sus sueños   tendrán que esperar. Ahora  su foco de atención, es la situación de sus familiares en Perú. Ahorrarán sólo para ellos. Para las nanas peruanas de Chile, el tiempo se detuvo. “Quiero mi panadería pero está primero mi familia y mi hija”, dice Cinthia León.

Terror en las caras de los accionistas

Terror en las caras de los accionistas

La historia vuelve a repetirse. Desde la crisis financiara de 1929, que le mundo no vivía una como la que existe actualmente. Esta crisis hipotecaria (“Subprime”), quedó evidenciada tras la declaración en banca rota del cuarto banco de inversión más importante de Estados Unidos: Lehman Brothers. Además por el anuncio de que Merrill Lynch, será comprado de urgencia por Bank of America,  y por la grave situación que está viviendo la aseguradora estadounidense American International Group (AIG), la cual, está buscando apoyo de todos los sectores, para evitar un mayor deterioro. Estas situaciones han puesto en evidencia el complicado escenario que se vive en Estados Unidos y el resto del mundo, por la morosidad de los créditos hipotecarios de alto riesgo.

No cabe duda,  que si la bolsa de Estados Unidos cae, una gran parte del mundo cae junto a ella. Sobre todo países de América Latina, ya que, muchos de ellos dependen y mantienen una directa relación con el país del norte, ya sea por diferentes acuerdos, tratados o  deudas económicas.

No así  el caso de Perú. Cuesta imaginárselo, ya que, por los diferentes prejuicios que tenemos de nuestro vecino del norte, lo más probable,  es que le afectara directamente este desplome de la bolsa americana. Pero las autoridades peruanas, como el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Banco Central de Reserva (BCR), coincidieron en que Perú está preparado para hacer frente a la crisis internacional y que cuenta con los recursos necesarios para atender el gasto público. Y esto debido a que Perú muestra actualmente fortalezas financieras, grandes perspectivas de crecimiento y por ser el país con el menor índice de inflación en la región. “El Perú está mejor parado para una crisis de este tipo de lo que hubiese estado en otros períodos. “El Perú ahora está con indicadores macroeconómicos estables y con grado de inversión”, señaló Tania Quispe, de Deloitte.

Comodidad y lujo versus la precariedad de sus familias en Perú:

Ante esto, las que no están muy contentas con las alentadoras afirmaciones, ya que, se oponen a creer en ellas, son las nanas peruanas que trabajan en Chile.  Desde aquí ven el escenario que viven sus familias en Perú. No entienden mucho de economía, pero de lo que sí están seguras, es que si la  situación no se revierte lo antes posible, sus familiares podrían quedar sin trabajo o que sus mismas PYMES quebrarán. Es por esto que están trabajando el doble, para ahorrar lo más que puedan y así poder traer a sus familiares a Chile, ya que, ven a nuestro país con mejores ojos para la estabilidad económica.

Pero a pesar de la estabilidad y solidez, que le otorgan  las autoridades económicas a Perú para enfrentar esta crisis financiera, igual se ha visto afectado.  En lo que va de la semana, la bolsa limeña, ha acumulado una caída de un 9.07% y se ha producido una desaceleración de las exportaciones (debido a la caída del precio de los metales). Para poder enfrentar ambas situaciones, se contará con el apoyo de los recursos ahorrados en el 2007 y 2008. Así fue mencionado por el Ministro de Economía y Finanzas, Luís Valdivieso.

No les importa que el ministro de economía les diga que Perú está preparado para enfrentar la crisis. Ellas igual seguirán trabajando para enviar más dinero a sus familias.  Piensan que las  proyecciones que hace el gobierno sobre la crisis financiera, no benefician ni  a sus hijos ni a sus padres, sino,  a los sectores altos de Perú. No entienden bien lo que pasa. No saben qué es una bolsa  ni una acción.  Sólo están seguras que cuando se trata de economía, tienen que ponerse  chaleco antibalas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: