Haití: “No les den pescado, enséñenles a pescar”

Una madre Haitiana carga a su hijo a través de las inmundas calles de Puerto Principe, Haiti. La ciudad es uno de los sectores más pobres del hemisferio occidental y carece de servicios de recolección de basura.

Puerto Príncipe, Haití es quizás la ciudad más pobre del hemisferio occidental.

Cansado de una ayuda ineficiente el presidente, René Préval, hizo un llamado a la ONU a colaborar con un plan de desarrollo real y no un parche para tapar la herida.

Tres catástrofes naturales, inestabilidad política, sumadas a los infinitos problemas económicos son uno de los tantos desastres que ha tenido que superar Haití en lo que va de este año. Esta empobrecida nación caribeña, que desde sus inicios se ha visto envuelta en innumerables desgracias, no cesa de pedir ayuda y parece ser que ninguna organización internacional o nación vecina ha sido capaz de brindársela. Pero, ¿Debería el presidente Préval lavarse las manos pidiendo soluciones a las grandes potencias, ó debería solventar las verdaderas necesidades para el anhelado desarrollo de Haití?

Por Josefina Morales, Manuela Prieto y Karla Schaub.

Sigue leyendo